Carburando

Opinión

El automovilismo argentino necesita estar en el Mundial

La explosión del Mundial de fútbol explica que la trascendencia de medirse con los mejores moviliza multitudes. El automovilismo argentino se debe hace 22 años, estar en el Mundial de cada año.

El automovilismo argentino necesita estar en el Mundial
El automovilismo argentino necesita estar en el Mundial

El país estuvo paralizado desde el domingo con motivo de la Final de la Copa Mundial de fútbol Qatar 2022 que tuvo a la selección argentina como protagonista estelar. La obtención de la tercera estrella para el fútbol nacional volcó multitudes insospechadas a las calles y no hubo un solo medio de comunicación, ni red social, ni plataforma digital, que se haya mantenido al margen de los desaforados festejos y del histórico recibimiento a los jugadores y cuerpo técnico.

Todos sea por el fútbol, Lionel Messi y las figuras que nos representaron en una competencia mundial de semejante magnitud como la Copa mundial de Qatar..

Y aquí es en donde intentaré relacionar al automovilismo argentino con esta fuesta inédita que vive el f+utbol y el reconocimiento casi unánime de la gente común para los 26 futbolistas e integrantes del grupo.

El simple (pero curiosamente muy complejo) hecho de estar participando en un campeonato mundial despierta un interés inusitado, diferente, igualmente pasional, con mucha fuerza entre seguiudores, fanáticos, y hasta curiosos. El fútbol logró que mucha gente que se mantenía al margen del deporte y de la pasión que despierta hoy siga festejando. Sin distinción, familias enteras se identificaron con los jugadores, sin importar la edad, ni el conocimiento sobre los jugadores.. 

Lo mismo pasó en su momento con deportes que tuvieron representantes argentinos que brillaron a nivel mundial como en el tenis, boxeo, rugby, hockey, o básquetbol por ejemplo. Es decir, que cuando hay un interés por sobre lo doméstico y nacional, para medir fuerzas a nivel mundial, esa pasión que parece dormida explota y despierta, se expande y se multiplica por millones.

El automovilismo está en el grupo de deportes que fuera del fútbol, ha tenido su momento de gloria en la aceptación popular. Un público masificado en la Fórmula 1 en tiempos de Carlos Reutemann peleando Campeonatos es el ejemplo más cabal. Su efecto fue arrollador y la onda expansiva del deporte llegó a la actividad interna de cada domingo. El automovilismo creció mirando al mundo, de afuera hacia adentro. Justo es al revés de lo que ocurre ahora cuando infructuosamente se cree que el deporte crecerá mirándose el ombligo cada domingo. 

El automovilismo tiene una fecha de su Mundial de Fórmula 1 cada dos o tres semanas, durante todo el año y todos los años. Los argentinos lamentablemente hace 22 temporadas no tenemos representación. Tener a un piloto en el mundial de cada año es una necesidad que se vuelve imperiosa para que el automovilismo vuelva a movilizar a la gente y crezca de manera genuina. 

Es una obviedad decir que los impedimentos económicos (cepo, dólar, dificultades internas) definen la posibilidad de tener un argentino en la competencia, pero una vez más queda claro que es la única alternativa para que el deporte recupere terreno en la preferencia de la gente común, la gente de la calle, los que no son del ambiente y los que no son especialistas 

Así como Reutemann con sus carreras en F1 postergaba clásicos del fútbol de AFA, así tendrá que volver algún día un piloto argentino a devolverle al país esa pasión mundialista que tienen casi todos los deportes. 

La euforia desatada con el Mundial de fútbol es una muestra irrefutable.

 

Recibir mas informacion sobre
El automovilismo argentino necesita estar en el Mundial

Lo mas leído

TC2000

Ver todas

Internacionales

Ver todas

MotoGP

Ver todas