Carburando

Opinión

Urtubey desactivó la bomba

Urtubey desactivó la bomba
Urtubey desactivó la bomba

El Top Race llegó al límite del absurdo deportivo, ayer, en Concepción del Uruguay. En una actividad donde la velocidad e ir lo más rápido posible debería ser el camino lógico al éxito, se vio una vez más a pilotos “ir para atrás” para sacarle el mejor rédito a un sistema peligroso en el que no solo seduce ganar sino también terminar décimo. Y cuando el escenario era propicio para que arreciaran las críticas luego de la primera carrera -la de las especulaciones-, Urtubey salió justo al cruce para ponerle final a estos formatos tan difíciles de explicar como de tolerar.

“A partir del próximo año tendremos un campeonato lineal, sin play off, y las fechas tendrán una sola carrera por fin de semana”, confirmó oportunamente el presidente de la categoría, Alejandro Urtubey, antes de que se largara la segunda competencia y cuando se vislumbraba la polémica. Inesperado anuncio del dirigente que siempre fue partidario de promover formatos novedosos para su categoría. Tan sorpresivo el cambio que pareció más a una reacción espontánea por lo que acababa de ver en su Top Race, que a un análisis previo para proyectar el 2017.

Hasta a Juan María Traverso y Miguel Angel Etchegaray, sus asesores deportivos, se les hacía difícil ayer respaldar la situación. Dos históricos que en sus tiempos de pilotos también resignaron ganar carreras para esquivar los lastres. En aquella época, le sacaban provecho a la situación sin dejar de criticar los sistemas. “Hoy tendría 20 victorias más”, decía ayer Traverso, justificando la actitud de los pilotos que pocos minutos atrás habían regalado posiciones. Aunque probablemente ellos mismos puedan haber sido los que empujaron al dirigente salteño a volver a las fuentes.

Este formato en el que se invierten los 10 primeros puestos de la primera final para armar la grilla de la segunda, ya había planteado la discusión. Incluso, la primera carrera de Rosario (la fecha anterior) fue polémica, con Agustín Canapino dejándose caer desde el segundo puesto hasta el octavo. Y también con Josito Di Palma aferrándose al décimo lugar y armando un desparramo a sus espaldas con “Caíto” Risatti y Gonzalo Perlo (se tocaron), en un pelotón revoltoso que también integraban Juan Bautista De Benedictis, Fabián Flaqué y otros, en busca de la “pole”. Todos a marcha lenta.

Este fin de semana, ninguno de los pilotos que necesitaban ganar para clasificar a la etapa definitoria ocultaba en la previa la intención de ir para atrás si era necesario. Ya no era saludable escucharlo, y menos lo fue verlo. Gustavo Tadei disimuló muy bien la maniobra en la que perdió la posición con Humberto Krujoski, y Mauro Giallombardo y Christian Ledesma giraron casi 7 segundos más lentos que la punta en la última vuelta, al punto de que casi se chocan entre ellos por ir lo más lento posible sobre la meta para quedarse con el décimo lugar que les aseguraba largar desde el primer cajón en el espectáculo final.

Peligroso por los accidentes que se pueden originar y peligroso por ir en contra del espíritu de un deporte en el que se trata de correr lo más rápido posible. El Top Race ayer se despidió de un formato mal pensado. Un buen puntapié para que el automovilismo vuelva a las fuentes, con formatos más tradicionales. Que no confunda al espectador. El anuncio de Urtubey llegó en horabuena. Para celebrar… y desactivar la bomba.  

Recibir mas informacion sobre
Urtubey desactivó la bomba

Lo mas leído

TC2000

Ver todas

Internacionales

Ver todas

MotoGP

Ver todas