Carburando

Otras

1000 Millas: cierre a orillas del lago, premiación y aliento a la Selección

Las 1000 Millas Sports finalizó en Llao Llao; a orillas del lago, se distinguió a algunos vehículos y ante una pantalla gigante ante el majestuoso paisaje, se alentó a la Selección.

1000 Millas: cierre a orillas del lago, premiación y aliento a la Selección
1000 Millas: cierre a orillas del lago, premiación y aliento a la Selección

No hay prueba de automóviles Sports con mayor prestigio en el Hemisferio Sur que las clásicas 1000 Millas. Una competencia única en su especie, comparada con la emblemática Mille Miglia de Italia, donde joyas mecánicas de todos los tiempos se miden en una carrera de regularidad, ante los majestuosos paisajes de la Patagonia argentina.

Con el Hotel Llao Llao como epicentro de la carrera, se desarrolló la 33ª edición de la tradicional contienda deportiva, que congrega a importantes coleccionistas de automóviles de la Argentina, como también de países vecinos y europeos.

Leer además: VIDEO: el Lancia de Miki Biasion, la joya de las 1000 Millas

Luego de tres días de intensa actividad, con recorridos de 12 horas diarias alrededor del lago Nahuel Huapi, entre las provincias de Río Negro y de Neuquén, la pareja Daniel Erejomovich, al volante, y Fabio Balbi, como navegante, se alzaron con el triunfo general a bordo de un AC 16/80 Comp. Sport de 1938.

El cierre de las 1000 Millas, ante un paisaje único

El cierre de la prueba se celebró a orillas del lago, donde la hoja de ruta indicaba el final de la prueba justo a una hora del inicio del partido entre la Argentina y México, por el Mundial de Qatar 2022. Frente a un paisaje fascinante, a pleno sol, con las cumbres nevadas y el espejo azul del agua de fondo, una pantalla gigante mostró el triunfo de la selección, frente a las joyas mecánicas estacionadas para la celebración de las premiaciones.

Más de un centenar de vehículos de todos los tiempos participaron de esta maratón que comenzó el miércoles, con la exhibición de los automóviles en el Centro Cívico de San Carlos de Bariloche.

Máquinas construidas previo a la Segunda Guerra Mundial, piezas únicas, automóviles con historia, como por ejemplo el Mercedes-Benz 300S de 1955, que pertenece al Museo Fangio y que fuera propiedad del Quíntuple campeón de Fórmula 1.

Pero el vehículo que se llevó todas las miradas durante esta semana única y clásica en esta zona de la Patagonia argentina fue el Lancia 037, el auto de Rally que condujo en 1984 en Montecarlo el piloto italiano Miki Biasion (campeón mundial de rally en 1988 y 1989).

En cada lugar donde la caravana neutralizaba la competencia para reagruparse, el público rodeaba al llamativo coche con un pasado glorioso de la marca, cuando competía directamente, con la estructura oficial, frente a los poderosos Audi Quattro y el recordado Peugeot 205 Turbo.

El BMW de Manuel Eliçabe de 1938 también fue uno de los autos protagónicos de las 1000 Millas Sport, al igual que el Aston Martin DB5, de 1964, de Adrián y Dante Súcari; y la Ferrari 365GTC, de 1968, de Eduardo Kovalivker y Gustavo Gallo, entre otros.

Tras la exclusiva ceremonia de distinción de los protagonistas a orillas del lago, allí se desplegó una pantalla gigante, donde unas 300 personas siguieron con intensidad las alternativas del partido de la Argentina ante México.

Una organización impecable para una competencia que lleva una logística asombrosa. Así pasó la 33ª edición de las 1000 Millas Sport de la Argentina, mientras el Club de Automóviles Sports, sin respiro, ya trabaja para diagramar la competencia de 2023.

Recibir mas informacion sobre
1000 Millas: cierre a orillas del lago, premiación y aliento a la Selección

Lo mas leído

TC2000

Ver todas

Internacionales

Ver todas

MotoGP

Ver todas